ASÍ UTILIZA LA ULTRADERECHA LAS MANIFESTACIONES para esparcir sus bulos y mensajes de odio racistas contra las personas migrantes

Las manifestaciones están siendo instrumentalizadas por la ultraderecha para reproducir bulos contra la población migrante. Estos mensajes xenófobos se repetirán con mayor frecuencia en tiempos de crisis.

ASÍ UTILIZA LA ULTRADERECHA LAS MANIFESTACIONES para esparcir sus bulos y mensajes de odio racistas contra las personas migrantes

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS NOVEDADES Y CAMPAÑAS!

Suscríbete a nuestra Lista de correos:

¡TAMBIÉN ESTAMOS EN TELEGRAM!

Para recibir en tu móvil las últimas noticias al instante, click aquí y síguenos»

La última estrategia de la ultraderecha es aprovechar las manifestaciones para esparcir sus mensajes de odio racistas y xenófobos contra las personas migrantes. Un ejemplo ha sido la manifestación organizada en el municipio de Mogán, apoyada por la propia alcaldesa Onalia Bueno.

“Canarias se pone en pie contra la inmigración ilegal masiva”, publicó el partido de extrema derecha en su cuenta de Twitter el mismo día de la marcha, en la cual los asistentes exigían al Gobierno el desmantelamiento del campamento de emergencia para migrantes en el muelle de Arguineguín alegando “más seguridad para el pueblo”.

Otro ejemplo de ello ha sido las recientes manifestaciones negacionistas alentadas por la ultraderecha que terminaron en violencias y saqueos en diferentes ciudades, donde se pudieron escuchar mensajes abiertamente xenófobos contra los menores migrantes al grito de «fuera MENAS de nuestros barrios», contra una supuesta «invasión de inmigrantes» o donde se hacen llamamientos a una «guerra cultural» en manifestaciones islamófobas.

Así, este tipo de manifestaciones son instrumentalizadas por los ultraderechistas para reproducir bulos contra la población migrante como por ejemplo que “desborda nuestros servicios, abarata la mano de obra y destroza nuestros barrios”. Estos discursos xenófobos se repetirán con mayor frecuencia en tiempos de crisis.

DESMONTANDO LOS BULOS Y LOS DISCURSOS XENÓFOBOS DE LA ULTRADERECHA

Lo que no dicen es que precisamente las dificultades para regularizar su estado hacen que las personas migrantes queden condenadas a la economía sumergida con trabajos precarios como la venta ambulante, a situaciones de explotación laboral o, algunas de las mujeres, a ejercer la prostitución.

La crisis tampoco provoca la sustitución de trabajadores españoles por trabajadores extranjeros en situación regular, primero porque sólo una de cada diez personas empleadas en España es extranjera.

Segundo porque los trabajos que suelen desempeñar son aquellos que la población autóctona no cubre, como es el caso del trabajo en el campo o los cuidados.

Tercero porque las consecuencias de la crisis las sufren con mayor intensidad, con un 25,65% de tasa de paro, contra la población española, de un 14,77%.

Y cuarto, por la discriminación racista de los empleadores por el color de piel, religión o forma de vestir, o sus estudios no reconocidos en España.

La ultraderecha también exige la expulsión inmediata de los “inmigrantes ilegales”. Lo que no dice es que la Ley reguladora del derecho de Asilo obliga a España a ofrecer acogida humanitaria a las personas que ingresen al territorio por tener en su país de origen “un temor fundado a ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual”.

Aquellas personas a las que se deniega el Asilo, una inmensa mayoría de quienes lo solicitan, son internadas en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), las llamadas “cárceles de inmigrantes”, mientras se tramita su deportación. En plena segunda ola de la pandemia, el gobierno ordenó la reapertura de los CIE de toda España con el fin de retomar las deportaciones masivas.

Además, se culpa a las personas migrantes de que su llegada a las costas canarias provoca un “desprestigio de las Islas como destino turístico”. Sin embargo, lo cierto es que la caída turística actual está motivada por la pandemia y, pese a este contexto internacional, los visitantes siguen llegando a Canarias porque se trata de un destino seguro.

La propia alcaldesa Onalia Bueno, quien fuera detenida recientemente acusada de presuntos delitos relacionados con la compra de votos en las elecciones locales de 2015 y 2019, reconoce que hubo “conatos de racismo” en la manifestación. “Es lo que tiene vivir en una sociedad democrática”, justificó. 

Más bien, los mensajes de odio racistas deben combatirse reclamando una respuesta ágil y eficaz por parte de las administraciones, dotando de medios materiales y humanos ante la llegada de personas migrantes, habilitando espacios seguros de protección y, sobre todo, facilitando el acceso a su regularización inmediata con tal de que puedan reconstruir sus vidas cuanto antes. Eso es lo que fortalece realmente a una sociedad democrática igualitaria.

FUENTES:

Cómo puedes ayudarnos a luchar contra el racismo

En Poder Migrante trabajamos por los derechos de las personas migrantes y luchamos contra el racismo, pero no podemos hacerlo sin tu apoyo.

¡DESCUBRE CÓMO PUEDES AYUDARNOS!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad