LUCRECIA PÉREZ: se cumplen 30 años del primer crimen racista en España

LUCRECIA PÉREZ: se cumplen 30 años del primer crimen racista en España


¿Eres parte de un colectivo migrante y/o antirracista?

ÚNETE A LA RED COLABORATIVA CON PODER MIGRANTE»


En la noche del 13 de noviembre de 1992 cuatro encapuchados entraron en una discoteca abandonada de las afueras de Madrid que servía de refugio a un grupo de inmigrantes sin hogar y la emprendieron a tiros.

Lucrecia Pérez, una mujer dominicana de 32 años que llevaba apenas un mes en Madrid, murió a consecuencias de los disparos, en un asesinato que está considerado como el primer crimen racista de la historia de España.

Dos semanas después los autores fueron detenidos: un guardia civil de 25 años, Luis Merino, y tres menores de 16, todos ellos ultraderechistas. Antes de emprender la cacería dijeron a sus amigos que iban a «dar una lección a los negros».

Lucrecia había venido a España en busca de una alternativa a la pobreza y un futuro para su hija Kenia, que entonces tenía seis años y a la que había tenido que dejar en República Dominicana.

Los culpables fueron detenidos y sentenciados en conjunto a 126 años de prisión: 54 años para Luis Merino como autor de un asesinato consumado y otro frustrado y 24 años para cada uno de los tres menores.

El fiscal dijo que asesinaron a Lucrecia «por ser extranjera, negra y pobre» y su muerte se consideró el primer crimen de odio en España, un país que por primera vez fue capaz de reconocer el germen de la xenofobia.

RELACIONADO:  RACISMO INMOBILIARIO: racismo al buscar vivienda obliga a migrantes a asentarse en chabolas

Asociaciones vecinales recuerdan a Lucrecia Pérez

Las asociaciones convocaron un acto en recuerdo de Lucrecia Pérez en la plaza de la Corona Boreal, lugar de encuentro habitual de la comunidad dominicana en la época del crimen.

En el acto, las asociaciones reclamaron al Ayuntamiento de Madrid que reponga el mural que ha presidido el acto desde 2017, cuando un grupo de jóvenes lo pintó en la fachada trasera del antiguo Centro de Mayores para perpetuar el recuerdo de Lucrecia.

«Desde entonces este mural ha sido un hermoso y respetado mensaje de convivencia en Aravaca que ha llegado a convertirse en imagen simbólica de la lucha contra el racismo y la xenofobia más allá de la barriada», ha destacado la FRAVM.

La obra fue cubierta por la Junta Municipal de Moncloa-Aravaca hace unos meses, aprovechando las obras de remodelación del antiguo Centro de Mayores.

Con su reclamación las asociaciones de Aravaca exigen que el Ayuntamiento de Madrid cumpla la proposición aprobada por el Pleno celebrado hace casi un año de pintar una réplica exacta del mural en el lugar en el que estaba, «un acuerdo del que ahora el Consistorio quiere desentenderse», han remachado.

RELACIONADO:  RACISMO INMOBILIARIO: "Ni marroquíes, ni moros, ni africanos"

La hija de Lucrecia Pérez pide denunciar cada caso de racismo: “Que nadie se quede callado”

Kenia Carvajal, la hija que Lucrecia Pérez tuvo que dejar en República Dominicana siendo una niña, vive en España desde hace una década y asegura que, aunque las cosas han cambiado, «sigue existiendo el racismo» y afirma que en los últimos años va en aumento.

No le falta razón a la joven dominicana: casi cuatro de cada diez delitos de odio denunciados en 2021 tuvieron un móvil racista o xenófobo y la cantidad va en aumento.

«Se sigue sintiendo, aún hay agresiones, últimamente se ha incrementado por la imagen de las bandas latinas, incluso por el coronavirus, ha aumentado el racismo, la xenofobia y toda la intolerancia», apunta.

Un racismo que no se denuncia, según critica, ya que «solamente el 10 por ciento» de las agresiones son puestas en conocimiento de la autoridad.

«Hay mucha infradenuncia, será por miedo; pero aunque el primer caso de racismo que se conociera fuera el de mi madre, también en los años noventa había racismo, seguro que hubo otros que nadie sabe, por el miedo a denunciar», incide.

RELACIONADO:  Crisis sanitaria COVID19. Racismo y Xenofobia durante el estado de alarma en España

«Que denuncie, que no se quede callado, que denunciando también se pueden parar un poco las injusticias, servimos de ejemplo para otra persona que cree que es normal. No es normal, una agresión, no es normal; nadie tiene que agredir a nadie ni insultar simplemente porque sea de otro color», continúa.

Kenia Carvajal, hija de Lucrecia Pérez, pide denunciar cada caso de racismo: «que nadie se quede callado».

VÉASE TAMBIÉN:

Lucrecia Pérez: crónica de un asesinato racista anunciado

Hace 30 años que un guardia civil neonazi mató a Lucrecia, considerada la primera víctima mortal del racismo en España: “Obviamente uno disparó, pero hubo muchos más culpables”.
https://www.huffingtonpost.es


FUENTES:

COMPARTE EN TUS REDES

Si te gustan nuestros contenidos ¡apóyanos compartiéndolo en tus redes!

Deja un comentario

JUVENTUD Y RACISMO. Estudio revela que 1 de cada 4 jóvenes confiesa ser racista y 1 de cada 7 reconoce que lo ejerce Previous post JUVENTUD Y RACISMO. Estudio revela que 1 de cada 4 jóvenes confiesa ser racista y 1 de cada 7 reconoce que lo ejerce
ABANDONADOS. Quince temporeros africanos malviven en un colegio abandonado en el centro de València Next post ABANDONADOS. 15 temporeros africanos malviven en un colegio abandonado en el centro de València
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad