EL RACISMO POLICIAL EXISTE: el brutal hilo que muestra los datos

EL RACISMO POLICIAL EXISTE: el brutal hilo que muestra los datos

«Dicen los sindicatos policiales que las identificaciones por perfil racial y el racismo policial (institucional) no existen, y decir lo contrario, empaña una institución de las «más valoradas por la sociedad». Así que ahí va Hilo sobre su racismo y cómo usan los perfiles raciales«

Así comienza el hilo brutal que el periodista Youssef Ouled publicó recientemente en la red social de Twitter que se ha vuelto viral en el que desgrana uno a uno los datos que lo prueban.

No son meras suposiciones ni interpretaciones. Son datos puros y duros, extraídos de Informes que diversas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han publicado recientemente sobre el racismo policial.

Más allá del racismo policial, es importante poner el énfasis en el racismo institucionalizado, sistemático, continuado. Tan enraizado, que ni siquiera se tiene el valor para cuestionar.

«Para empezar, no hay una sola persona no blanca en España que no haya sufrido una identificación por perfil racial (independientemente de su condición de clase), pero esto carece de importancia, ya que nuestras voces nunca se toman en consideración, precisamente por su racismo.

Así que vamos a hablar de DATOS. Los que el Gobierno e Interior se niegan a recoger porque demostraría cómo actúan la policía y la sobrerrepresentación de sus actuaciones contra las personas racializadas. Una demanda social cada vez más, desglosados por raza y etnia.

Primero, el uso policial del perfil racial (el racismo policial=institucional), no es algo exclusivo de España, en toda Europa, esta es una forma de controlar, encerrar en CIE, expulsar de la vía pública (y del país) y desmovilizar a las comunidades racializadas.

DATOS SOBRE EL RACISMO POLICIAL

Los ofrecidos por el informe «Identificación policiales por perfil étnico en España» (Valencia en 2013), siendo 1 el total de paradas policiales que puede sufrir una persona blanca, a los gitanos se los identificó 10 veces más, magrebíes 7,5, Afro y latinos hasta 6,5 más.

RELACIONADO:  INFANCIA SIN PAPELES: el drama de los 147.000 niños que viven sin papeles en España

En 2016, una organización por los ddhh de Granada realizó un estudio de observación directa de los controles policiales en la estación de autobuses. Siendo 1 el total de paradas policiales que puede sufrir una persona blanca: negros 42:1, gitanos 12:1, moros 10:1 y latinos 8:1.

.@SOSRacis publicó un informe sobre las identificaciones policiales por perfil racial en Cataluña, según el cual las personas que más a menudo deben identificarse ante los cuerpos policiales son de origen magrebí o árabe (56%).

Según el PIPE de Fuenlabrada (herramienta de recogida de datos policiales en uso desde 2007), descubrieron que las personas marroquíes tenían un 6,3 más posibilidades de sufrir un control que un español blanco, pero la tasa de acierto era mayor en españoles que en los marroquíes.

El Equipo de implementación Afro y @ris_org publicamos el informe «Covid-19: racismo y xenofobia durante el estado de alarma en España”. Este muestra que la mayoría informaron haber sufrido una identificación racista, y además, el 70% fueron después objeto de brutalidad policial.

Además, en 2009 el Comité de Derechos Humanos de la ONU condenó a España por el control de identidad de una mujer afroamericana, Rosalind Williams, «únicamente en razón de sus características raciales». Aquí lo cuento junto a otros testimonios y denuncias.

Aquí más info sobre Rosalind. Ojo, porque entonces, el Tribunal Constitucional arguyó que era razonable parar a una persona por su apariencia racial, ya que «era un modo razonable de determinar quién era susceptible de ser un inmigrante indocumentado».

RELACIONADO:  LA JUSTICIA REABRE EL CASO DE ILIASS TAHIRI, que murió atado boca abajo a una cama de un centro de menores

En ese texto explico como en la actualidad, el Estado español se encuentra a la espera de la resolución sobre una demanda ante el TEDH por la identificación racista de Zeshan Muhammad, joven pakistaní al que un agente de la Policía Nacional paró en 2013, “por ser negro y punto”.

Además del daño físico, están los daños psicológicos y emocionales, como explican las propias personas afectadas en un video que lanzamos el año pasado, como parte del informe «Bajo sospecha: impacto de las prácticas policiales discriminatorias en España».

En EEUU, los estudios demuestran que comunidades sometidas a más paradas policiales presentan peor salud: mayor incidencia de diabetes, hipertensión, asma y sobrepeso. Así lo señala el estudio “Advertencia: detener y registrar puede ser peligroso para su salud” de Josephine Ross.

Otra cosa brutal (que se dice en ese último informe), es que el volumen total de controles policiales en España es muy elevado. En 2015, último año del que se tienen datos sobre el total de controles, la policía realizó 6.550.422 identificaciones frente a las 1.200.000 paradas y cacheos realizados en Inglaterra y Gales en 2011-2012, p.ejemplo.

RELACIONADO:  TRABAJADORA DEL HOGAR DENUNCIA ESTAFA EN LA POLICÍA Y TERMINA CON EXPEDIENTE DE EXPULSIÓN

La policía española realiza seis veces más controles para una población menor: en 2015, España tenía 46,5mill de habitantes, frente a 58,4 de Inglaterra y Gales en 2017.

Sobre el carácter desmovilizador de esta práctica, esto de Selim Nadi en @Antiracismo1492 «controlando constantemente a las personas no blancas, el Estado cumple con su papel de coacción e impone a lxs racializadxs una amenaza permanente que pretende su inmovilización política”.

No nos sorprende que la policía niegue el uso del perfil racial, ni esperamos otra cosa. Los agentes que lo hacen son apartados, acosados o señalados públicamente.

Digo esto siendo consciente que no «son unas pocas manzanas podridas del cesto» que dan mala imagen, el cuerpo policial es el garante del orden y como señala @ainhoa_nadia un «cuerpo corporativo que actúa como representante de la seguridad determinando qué es y qué no es seguro»

También explica cómo la exhibición de las paradas por perfil racial refuerza el estereotipo que tienen las personas blancas al asociar crimen con grupos raciales. Esta asociación se vincula a la idea de raza, sobre la que se asienta el racismo. Así es como se racializa el crimen.

Las identificaciones se basan en que la sospecha es el cuerpo de la persona racializada, no en lo que esa persona haga y que pudiera quizá justificar ese control policial.

Creo que ya es hora de que trascendamos a la policía y abramos el debate sobre la abolición de la policía.»

Hilo publicado originalmente por Youssef M. Ouled en Twitter (@ymouled) el 21/12/2020.

Sobre Poder Migrante 432 artículos
Somos una red de personas y colectivos migrantes que buscamos crear conciencia y movilización contra el racismo estructural, los discursos de odio y las políticas xenófobas que nos criminalizan. ¡ÚNETE!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario