EL ANTIRRACISMO NO PUEDE DEPENDER DE FACEBOOK

Facebook tiene un largo historial de denuncias que han evidencian su permisividad con el discurso del odio y prácticas autoritarias. Esta vez nos ha tocado sufrir su censura.

El antirracismo no puede depender de Facebook

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS NOVEDADES Y CAMPAÑAS!

Suscríbete a nuestra Lista de correos:

¡TAMBIÉN ESTAMOS EN TELEGRAM!

Para recibir en tu móvil las últimas noticias al instante, click aquí y síguenos»

Que Facebook  no es confiable es algo que hoy en día no sorprende a nadie. Tiene un largo historial de denuncias en diferentes países que han evidenciado su permisividad con el discurso del odio y prácticas autoritarias. Esta vez nos ha  tocado nosotrxs sufrir su censura.

Desde el 14 de julio nuestra página en Facebook Poder Migrante Noticias viene siendo atacada por denuncias en contra de nuestros contenidos. No sabemos el origen de estos ataques dado que Facebook no es transparente a la hora de ofrecer información exacta.

Lo que sí sabemos es que nuestra labor de denuncia, concienciación y movilización contra el racismo estructural, los discursos de odio y las políticas xenófobas que nos criminalizan incomoda a muchos sectores.

Con más de 17 mil seguidores y un alcance que supera las 500 mil personas al mes, cada publicación de denuncia, pero también de hacer oír nuestras propias voces y reivindicaciones, ciertamente tiene un impacto. Tan es así que constantemente recibimos amenazas y mensajes de acoso por nuestro trabajo que ahora han encontrado en Facebook una manera de censurarnos.

Lo más indignante de este hecho es que Facebook -aparentemente neutral- en la práctica se muestra a favor de los ataques.

Es así que, sin previo aviso y con alevosía, ha eliminado todas nuestras publicaciones comprendidas entre el 7 al 14 de julio de 2020, censurando y limitando gravemente nuestra libertad de expresión no solo en la plataforma, sino también en Messenger, que se supone es un servicio de mensajería “privada”.

Somos incómodos para muchos, incluido Facebook, y nuestra página está expuesta a ser cerrada definitivamente de la plataforma.

No sólo nos  censura a nosotrxs, sino también censura a quienes comparten nuestras publicaciones. Estamos recibiendo innumerables  mensajes  de seguidores a quienes Facebook les está eliminando sus publicaciones y amenaza con bloquearles si siguen compartiendo nuestros contenidos, en una clara muestra del autoritarismo por parte de Facebook a la vez que una forma de violencia contra nuestra libertad de expresión.

La plataforma es muy opaca en sus explicaciones. Las razones que aducen para eliminar nuestros contenidos son básicamente dos: por “contenido ofensivo” y por “spam”. Ninguna otra explicación, lo que deja aún más interrogantes: ¿cuál es el motivo real de su censura? ¿A qué se refiere con “contenido ofensivo”? ¿a quiénes “ofenden” nuestros contenidos y de qué manera? 

¿A quiénes “ofenden” nuestros contenidos y de qué manera? 

Los contenidos censurados fueron: las convocatorias de movilizaciones por la regularización de las personas migrantes el 19J; denuncias de violencias, agresiones y acosos racistas a personas migrantes; denuncias a medios de comunicación por lenguaje que fomenta la discriminación racial; denuncias de las políticas y situaciones de abandono y discriminación que sufren las personas migrantes en el contexto de la pandemia; apoyo a las campañas de regularización a las personas migrantes en situación irregular. ¿A quiénes ofenden estos contenidos?

¿Por qué Facebook no nos dio un aviso o siquiera la oportunidad de defendernos? ¿Por qué califica de “spam” el hecho de que nuestros lectores compartan nuestras publicaciones? ¿Acaso no es esta una de las funciones fundamentales de la plataforma? 

ALGUNAS CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN

Lo que aquí denunciamos va mucho más allá del agravio que estamos sufriendo quienes conformamos Poder Migrante y todos los colectivos que apoyan y comparten nuestra labor.

De hecho, actualmente está en marcha la campaña #StopHateForProfit  “Parar el odio por dinero” que surgió de diferentes colectivos antirracistas en Estados Unidos -y a la que nos hemos sumado- para exigir a Facebook que erradique de sus plataformas el discurso de odio racista y xenófobo, así como los bulos, la desinformación y las noticias falsas.

No obstante,  Facebook actúa de un modo contradictorio: no solo no erradica el discurso de odio, del racismo y xenofobia de sus espacios, sino que considera “contenido ofensivo” publicaciones de denuncia del racismo institucional, denuncias de agresiones y violencias racistas. ¿Por qué no elimina los bulos y contenidos de odio, como viene denunciando la campaña #StopHateForProfit?

Esto nos debe mover a reflexionar profundamente sobre el autoritarismo que reflejan las actuaciones de Facebook y el criterio arbitrario que utilizan para censurar la libertad de expresión e información, no solo de colectivos antirracistas sino también de muchos otros movimientos sociales a favor de los derechos civiles. Estamos expuestos a ser censurados permanentemente sin capacidad de defendernos.

El movimiento antirracista y otros movimientos sociales no podemos seguir dependiendo de Facebook, ni compañías que censuran y, al mismo tiempo, por sus hechos se posicionan a favor del discurso de odio y el racismo, limitando la libertad de expresión de colectivos antirracistas. Entendamos de una vez: Facebook no es nuestro amigo, ni mucho menos nuestro aliado. Al fin y al cabo, bajo el eufemismo de “redes sociales” se esconden multinacionales que velan por sus propios intereses económicos o políticos y que harán todo lo posible por protegerlos.

Bajo el eufemismo de “redes sociales” se esconden multinacionales que velan por sus propios intereses

A raíz de la pandemia vivimos un nuevo escenario en que nuestra movilidad física y derechos sociales están siendo muy limitados a causa de los confinamientos. De ahí que el uso de las plataformas digitales como Facebook se han convertido en una necesidad para comunicarnos y relacionarnos.

Sin embargo, lo que vivimos hoy dista mucho de un comportamiento democrático y, tal como en los gobiernos dictatoriales se espía y limita la libertad de reunión y de expresión en el espacio físico, ahora Facebook u otras plataformas que no olvidemos que son empresas multinacionales y no un servicio público, son sus directivos quienes deciden quién o de qué se puede hablar, incluyendo el ámbito de las conversaciones privadas. Tan pronto ven contenido que considera incómodo, entonces limitan, acallan y cercenan estas libertades de forma unilateral y arbitraria sin previo aviso, explicación, ni derecho a defenderse.

Ante esto ¿Qué hacer?

Dicho de una forma simple: abandonar nuestra dependencia de Facebook y no dejar nuestras libertades (y datos) en sus manos.

Tenemos que “dejar de alimentar al monstruo” y aprender a construir nuestros propios espacios seguros, con nuestras propias voces. Es necesario buscar espacios alternativos, y si no los hay, empezar a crearlos. Espacios libres, autónomos, más transparentes y democráticos, fuera de la toxicidad del odio, del racismo y del autoritarismo. Sabemos que no es fácil, pero hay que empezar a dar los primeros pasos.

Aprender a construir nuestros propios espacios seguros, con nuestras propias voces

Desde Poder Migrante nos hemos propuesto comenzar a hacerlo y te necesitamos para lograrlo.

NOS QUIEREN CALLAR PERO NO LO VAMOS A PERMITIR

AHORA MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU APOYO PARA SER INDEPENDIENTES Y LIBRES DE LA CENSURA

¡Únete y apoya nuestra Campaña de Crowdfunding #PorUnAntirracismoLibreDeCensura!»

Cómo puedes ayudarnos a luchar contra el racismo

En Poder Migrante trabajamos por los derechos de las personas migrantes y luchamos contra el racismo, pero no podemos hacerlo sin tu apoyo.

¡DESCUBRE CÓMO PUEDES AYUDARNOS!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad